El cerebro depende de la sangre para proporcionarle un suministro constante de oxígeno. Por lo tanto, las alteraciones en cualquier parte del cuerpo que juegan un papel importante en el suministro de sangre u oxígeno pueden llevar a la hipoxia. Las cuatro causas principales de la hipoxia son:

Ninguna irrigación sanguínea al cerebro: Esto ocurre cuando los vasos sanguíneos que irrigan sangre al cerebro están completamente obstruidos. Esto es extremadamente raro y generalmente fatal.

Baja irrigación sanguínea al cerebro: La irrigación sanguínea baja puede ocurrir cuando incluso un solo vaso sanguíneo está bloqueado u obstruido parcialmente, como ocurre a menudo con un accidente cerebrovascular. Esta forma de hipoxia con frecuencia afecta una región específica del cerebro, interfiriendo con las funciones gobernadas por esa región.
Ausencia de oxígeno en la sangre: Cuando el cuerpo no puede recibir oxígeno, o el corazón o los pulmones no pueden suministrar oxígeno a la sangre adecuadamente, el cerebro y todos los demás órganos sufren de hipoxia. Esto es fatal rápidamente. Bajo nivel de oxígeno en la sangre: Cuando el cuerpo no puede oxigenar adecuadamente la sangre, a menudo debido a enfermedades como el enfisema o una crisis como un ataque cardíaco, el cerebro recibe menos oxígeno del que necesita para funcionar adecuadamente.

preguntó el 14 de mar a las 16:47

Aureliakz's gravatar image

Aureliakz
2

Contactar
Se el primero en contestar a esta pregunta!
Para insertar enlaces a otras direcciones utiliza el botón
mostrar preview